Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Blog: La pluma del Emprendario   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

El sentido del timing

Por: El Editor

Cuando uno debe o no hacer las cosas

Un conferencista y asesor muy importante, David Konzevik dice que hay 3 sentidos que en ninguna universidad del mundo pueden enseñar:

  • El sentido del humor
  • El sentido común
  • El sentido del timing

Los dos primeros sentidos cualquiera a simple vista puede saber lo escasos que son. ¿Cuántas personas graciosas, o mejor aún, que puedan reírse de la vida y de ellos mismos usted conoce?, y del sentido común, ¿que no parece que es el menos común de los sentidos?, ¿cuántas personas coherentes, con los pies en la tierra y centradas usted conoce?

Pero del tercer sentido, el sentido del timing, aun siendo un anglicismo no hay una palabra en el castellano que defina en una palabra todos los significados que esta puede traer en el idioma ingles.

Más o menos quiere decir: el tiempo para hacer algo, el sentido del timing es el saber cuándo es tiempo para hacer o no hacer algo. ¿Cuándo es el momento para aprender algo nuevo?, ¿Cuándo es el momento de unir nuestra vida con la de otra persona?, ¿Cuándo es el momento de entrar a un negocio?, o más difícil aun, ¿Cuándo es el momento para salirse?

Este sentido los grandes líderes lo tienen bien entrenado, porque si se puede adaptar o mejorar, aun cuando uno ya lo traiga en su secuencia genética.

Hay tantas invenciones o productos que el sentido del timing tuvo que ser muy fuerte para que alguien se atrevería a hacerlos o no.

Por ejemplo alguien en algún momento se dio cuenta que las ventas persona a persona en que uno iba por el cliente o este llegaba hasta nuestro mostrador ya no eran suficientes. Que a las personas más que les vendan les gusta comprar, de ahí surgió el sistema que hoy reina en las ventas al menudeo, el autoservicio, donde uno tiene el poder de elegir entre una gama de productos y de cada uno varias marcas para escoger la que uno necesite sin necesidad de interactuar con un vendedor.

Otro ejemplo puede ser cuando una marca insignia por muchos años de la fotografía, Polaroid, no se dio cuenta a tiempo de que este medio estaba cambiando. Cuando las cámaras digitales se volvían populares muchos fabricantes abandonaron el modelo de negocio donde vendían el aparato fotográfico y los insumos que eran los rollos, ahora se enfocaban en crear cámaras más sofisticadas y que pudieran ser utilizadas en mas aparatos como celulares, reproductores de música y otros. Polariod siguió con su modelo donde vendía la cámara y vendía los insumos para que pudieras ver las fotografías al instante, algo con lo que el consumidor común ya no se encontraba a gusto. Esto resulto que serios problemas para la empresa y un desfase enorme con el mercado fotográfico donde un dio fue un actor relevante.

Por otro lado ahora que está de moda recordar al icono del pop Michael Jackson, fue el productor Quincy Jones quien se dio cuenta a principios de los 80 que la música disco de los 70 ya había tenido su momento y que era el momento de introducir otros sonidos al mercado. Fue ahí donde se unió al talento de Jackson y crearon una música que influenció a muchos por largo tiempo.

Como se puede ver este sentido quizás a muchos de nosotros como emprendedores o empresarios nos ha sacado adelante y aventurarnos en momentos idóneos, pero este sentido se debe de entrenar, sofisticar, educar. Uno como cabeza de organización debe mantenerse informado, entrenarse continuamente, platicar con asesores y demás tipo de personas que nos retroalimenten y que nos den distintos puntos de vista de lo que hacemos e incluso de otras oportunidades.

Así cuando uno tenga las oportunidades o crisis en frente se tengan suficientes elementos para poder tomar decisiones y entonces uno o entre o se salga.

Dios, la genética o la vida puede obsequiarnos talentos de nacimiento, de nosotros dependerá cuidarlos y conservarlos.


Gracias y bienvenidos a esta nueva aventura de Emprendaria donde por medio de los blogs los llevaremos por nuestras experiencias y pensamientos acerca de cómo emprender y hacer de nuestras organizaciones más efectivas y crecientes. Esperamos seguir contando contigo en este viaje y que participes con nosotros con tus comentarios y sugerencias.


Compartir esta nota en las redes sociales

Nosotros Contáctanos Políticas