Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Biografías   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

W.K. Kellog, por un desayuno sano

Se esmero porque la salud de la población fuera mejor, proporcionándoles alimentos más sanos


por: Redacción de Emprendaria *

Will Keith Kellogg (1860 - 1951) - hijo de padres pioneros, nació en Michigan. Más tarde diría que fue "el séptimo hijo, nacido el séptimo día de la semana, el séptimo día del mes." Pero desde su juventud W.K. confió en el trabajo duro, en vez del azar o destino, para recorrer su camino en este mundo.

 

A la edad de 14 años, W.K. dejó la escuela para convertirse en vendedor de escobas. Nunca había sido muy buen alumno. Sus profesores lo habían etiquetado de "tonto". (El verdadero problema –según supo 20 años más tarde- era que no veía el pizarrón. Era corto de vista).

 

W.K. era muy tímido en la mayoría de las situaciones sociales. Sin embargo, en un entorno de negocios, otras habilidades superaban sus desventajas: W.K. era un observador cuidadoso y astuto negociante, con una memoria fotográfica y una tendencia a trabajar semanas de 120 horas.

 

De todas formas, hasta la edad de 46 años, W.K. trabajó en relativa oscuridad. Después de dejar el negocio familiar de las escobas a los 20 años, trabajó para su hermano –el extravagante médico Dr. John Harvey Kellogg. W.K. era el contador, gerente administrador y "maestro de mil sombreros" en el Sanatorio de Battle Creek, uno de los "health spas" o centros de salud más importantes del país.

 

Los Kellogg eran Adventistas del Séptimo Día, y la salud personal era un principio de la fe. Fumar, beber alcohol y comer carne estaban prohibidos. Por lo tanto, el Sanatorio era un proponente precoz de lo que hoy se conoce como "comida saludable". Y así fue como, una noche crucial de 1894, nació una nueva industria.

 

W.K. Kellogg se encontraba trabajando hasta tarde en la cocina del Sanatorio, intentando encontrar un sustituto del pan que fuera digerible. Accidentalmente dejó reposando una olla de trigo hervido. Al volver el día siguiente, el trigo "enfriado" se había convertido en hojuelas. Este descubrimiento se transformó en los Corn Flakes (hojuelas de maíz), la empresa Kellogg y, más recientemente, la Fundación Kellogg.

 

La Empresa Kellogg se fundó en 1906, después que W.K. se separó de su hermano (quien no veía el potencial comercial del cereal para el desayuno). Pero el éxito tuvo sus dificultades. El 4 de Julio de 1907, la primera planta Kellogg se quemó completamente. Con las ruinas aún humeando, W.K. trajo rápidamente a un arquitecto al lugar y comenzó a diseñar una nueva planta a prueba de incendios. Como siempre, este hombre tímido tenía gran confianza en lo correcto de su causa.

 

W.K. siguió trabajando para convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo. Pero con su conciencia puritana se sentía culpable viviendo la lujosa vida de millonario. Por lo tanto, W.K. se sintió bajo la obligación de utilizar su fortuna para el beneficio de la humanidad. "Si puedo pagar mis deudas y logro tener prosperidad…" escribió en 1909, "espero hacer buen uso de cualquier fortuna que pueda lograr."

 

En 1930, W.K. Kellogg cumplió con su promesa al formar la Fundación Kellogg. Durante su vida donó la mayor parte de su fortuna -$66 millones- para la creación del fondo de la Fundación.

 

W. K. Kellogg fue el fundador de la universidad de Kellogg, Oxford. Su rancho en Pomona, California fue donado a la universidad politécnica de California, final de la Segunda Guerra Mundial. Su casa de Battle Creek, Michigan, fue donada a la universidad del estado de Michigan y ahora es la estación biológica de Kellogg.

 

W.K. falleció en 1951 a la edad de 91 años. Durante los últimos 10 años de su vida estaba casi ciego. Pero, hasta prácticamente el día de su muerte, siempre estuvo interesado y bien informado acerca de las actividades de la Fundación Kellogg. Su visión interna –de su fortuna tan duramente ganada, sirviendo a la humanidad durante generaciones- le dio alegría y armonía hasta el final de su vida.

 

Factor clave: su descubrimiento accidental, promovido con un mercadeo inteligente modificaron el desayuno de los americanos.

Fecha: 16-2-08



W.K. Kellog




Primeros Corn Flakes de Kellog



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas