Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Imagen   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

Dramatismo en la comunicación

Ser creativos a la hora de comunicarnos ayudara a que nuestro mensaje sea más efectivo


por: Redacción de Emprendaria *

Las comunicaciones son de dos vías entre el que la transmite y el que la recibe. Algunas veces el que la recibe no oye el mensaje muy bien. También, es importante cautivar su atención o la atención del gerente. Por ejemplo, hay una historia de un inventor quien desarrolló un sistema científico. El inventor repetidamente trató de venderlo al gerente, pero siempre obtuvo un no rotundo. Finalmente, entre él y dos amigos, consiguieron US$10.000 con un cheque certificado en la mano; de nuevo se aproximó al gerente y dijo: "Aquí tiene nuestros US$ 10,000, no es mucho, pero es todo lo que tenemos. Déjenos gastar esta plata primero en la investigación, así podremos probar mejor nuestra idea, y luego la comercializaremos". El gerente entonces no tuvo más alternativa que oír. La compañía aprobó el proyecto y gastó US$5 millones en desarrollar el sistema, el que llegó a tener un gran éxito.

 

El dramatismo generalmente juega una parte significativa en las buenas comunicaciones. En ese ejemplo, el inventor, a través del uso del dramatismo (el cheque certificado), fue capaz de comunicar a la dirección su sinceridad de lo que se proponía. En ese sentido, el dinero habla.

 

Al final de la II Guerra Mundial, una firma constructora estaba haciendo una gran cantidad de trabajo para una compañía de Pittsburgh. El presidente de la compañía de Pittsburgh era escéptico sobre el tiempo de la conclusión. La actitud era: "Su análisis nos dice que el trabajo se concluirá en el tiempo fijado; el nuestro nos dice que se atrasarán. Es una opinión en contra de otra, pero es nuestro dinero el que se va a gastar".

 

El director ejecutivo de la firma constructora fue a la reunión para discutir el itinerario. Antes de la cita, había cogido un billete de mil dólares, lo cual no era una proeza pequeña en aquellos días, cuando billetes de esa denominación eran muy escasos, y lo puso en su bolsillo. Cuando cada lado presentó su caso, la situación llegó a un punto muerto. Así que el director ejecutivo se paró y dijo: "Sr. Presidente, aquí hay un billete de mil dólares. Quería hacerle una apuesta de que el trabajo será terminado a tiempo. Si el trabajo se retrasa, los mil dólares son suyos".

 

Hubo alboroto en la sala. Todos querían ver y tocar el billete de mil dólares. Finalmente, el presidente dijo: "Como compañía no apostamos, pero si el trabajo no está a tiempo, nuestro fondo atlético aceptará una donación". El objetivo se cumplió; dando como resultado la confianza, y el trabajo siguió adelante armoniosamente.

 

Algo de dramatismo puede atraer la atención y abrirnos la puerta a las ideas que queremos mostrar.

Fecha: 20-9-08



Las personas reciben tantos mensajes cotidianamente que solo aquellos que sobresalgan recibirán atención



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas