Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Plan de Negocios   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

Origen de la idea

Como surgen las ideas para esa ventura que quieres emprender


por: Redacción de Emprendaria *

Sobre la idea para su nueva empresa y, en consecuencia acerca de los productos o servicios que ofrecerá, usted puede estar en alguna de las siguientes situaciones:

 

1. Ya tiene la idea. Que generalmente procede de algunos de estos antecedentes:

 

a) Orientado a producción. Usted ya sabe cómo producir algo (por ejemplo, enseres de plástico para el hogar), pues ésta ha sido su actividad en una empresa y siente el interés de hacerlo por usted mismo.

b) Orientada a la venta. Usted ha estado vendiendo y conoce los contactos y los clientes, pues ésta ha sido su actividad en una empresa y siente el interés de hacerlo por usted mismo y, tal vez, de hallar a quien lo sepa fabricar.

c) Orientado a relaciones. Usted conoce el movimiento de una empresa dedicada a vender algo, quiere poner la suya propia y considera que puede interesar a quienes saben fabricarlos y venderlos, y también a quienes pueden aportar capital.

2.- No necesita una idea propia. Piensa en una franquicia, esto es, en llegar a un arreglo con un franquiciante que, por lo general, es un fabricante o distribuidor de un producto o servicio registrado y patentado, que ha sido exitoso, que tiene conocimientos y experiencias considerables en el negocio, y que le dará acceso a prácticas administrativas, financieras y de venta y una capacitación al personal y asistencia en general, a cambio del pago de regalías o porcentajes, además de la inversión que usted debe hacer para establecer el negocio.

 

3.- Tiene el interés y tal vez los medios, pero no la idea de su empresa.

 

Si usted está en la situación 1 o 3 le será de utilidad lo que a continuación desarrollaremos.

 

A manera de introducción repetiremos dos cosas:

 

"En un mercado competitivo, el producto o servicio que el consumidor elija como el que más le conviene es el que se lleva la venta."

 

"El empresario que tiene la actitud de orientar su empresa al consumidor y al mercado tiene una ventaja adicional, pues permitirá ir cambiando su empresa y sus productos conforme se modifica el mercado, pues éste es muy cambiante."

 

Bien, tanto para ganar la preferencia del consumidor como para seguir sus cambios juegan un papel básico la creatividad y la innovación. La innovación es llegar a ofrecer mejores o distintas soluciones a necesidades existentes y a las nuevas que aparezcan. La creatividad es su antecedente, esto es, concebir esas nuevas soluciones; la innovación es analizarlas, evaluarlas y ofrecerlas. Aunque el tema es apasionante y extenso lo abordaremos sólo en sus partes esenciales y directamente aplicables a los propósitos de esta obra.

 

Innovaciones tecnológicas

Las hay complejas, gracias a las cuales tenemos el fax, la videocámara portátil y más cercano el videoteléfono, pero casi es seguro que su idea para una nueva empresa no esté fundada en este tipo de avances.

También hay innovaciones más sencillas que podrían mejorar, tal vez desde un principio, su idea sobre un producto, como la de un fabricante que le incorpora a sus maletas grandes y pesadas rueditas para evitar que un brazo se le hiciera más largo que el otro al cargarlas por los largos pasillos de aeropuertos, estaciones ferroviarias o de camiones. O el fabricante de yogurt que lo combinó con fruta y así lo envasa para que usted no se la tenga que agregar posteriormente.

 

Si se pone a pensar verá que puede formar una lista muy larga de productos que, con innovaciones sencillas, han resultado más útiles y atractivos al consumidor.

 

Innovaciones en servicios

Pero las innovaciones no son referidas sólo al producto, sino también a los servicios como el que se tiene ya en algunas ciudades de la República, donde puede comprar productos que se anuncian en televisión, pedirlos por teléfono o internet y recibirlos en su casa con cargo a su tarjeta de crédito.

 

Innovaciones en sistemas de comercialización

También en la forma de hacer llegar los productos al consumidor se dan innovaciones: las pizzerías han visto crecer su negocio con "pídalo por teléfono y lo entregamos en su casa". La asistencia a espectáculos, sobre todo de auditorios muy grandes, ahora se ha facilitado pues las taquillas ya no están únicamente en el lugar mismo del evento. Con sistemas como "Ticketmaster", usted tiene una red de taquillas localizadas en centros comerciales.

 

Lo anteriormente señalado ha tenido como objeto alentarle, pues la sociedad en forma constante está deseando productos y servicios mejores, más útiles, prácticos, etc., y ofrecerlos está a su alcance: no necesita ser científico o sabio para llegar a algo que sea un éxito comercial.

 

Con objeto de que su idea de empresa, productos y servicios, se vea mejorada desde un principio, le ofrecemos a continuación algunas sencillas "técnicas" para estimular su creatividad, lo que le permitirá tal vez llegar a algo mejor de lo inicialmente concebido (¡y lo va a necesitar, pues sacar un producto idéntico a lo que ya existe no va a contribuir mucho a su éxito!).

Para que pueda sacar el mejor provecho de estas técnicas, le recomendamos tener presentes los siguientes lineamientos:

  • Tenga su mente muy abierta, muy fresca, como de niño: a los adultos, conforme vamos creciendo, se nos va haciendo la mente muy retorcida y prejuiciosa.
  • Como primer paso, usted y sus posibles futuros colaboradores, den rienda suelta a su capacidad creadora, que fluya una serie de ideas, tantas como se pueda, sin juzgar, razonar o evaluar simultáneamente las mismas, o sea, utilicen sólo la parte creativa de su cerebro.
  • En un segundo paso (que puede ser varias horas o días después), utilicen la parte razonadora de su cerebro, al analizar, juzgar, evaluar las ideas y llegar a las que pudieran ser realmente útiles a los ojos del consumidor y que sea posible llevar a la práctica.

 

1.- Técnica de exploración de posibilidades.

Para productos o servicios que se tengan en mente, exploren qué otras posibilidades o alternativas pueden tener, utilizando una lista como la que sigue:

Otros usos

¿Puede tener otros usos tal y como está? Con modificaciones, ¿puede tener usos adicionales?

Aumento

¿Qué se le puede aumentar?, ¿"tamaño", resistencia, cantidad?, etc.

Reducción

¿Qué se puede eliminar? ¿Qué se le puede reducir?

Sustitución

¿Qué se le puede sustituir?, ¿materiales, empaques?, etc.

Cambios

¿Qué se le puede cambiar?, ¿apariencia, color, empaque?, etc.

Combinación

¿Con qué se puede combinar?, ¿con otros productos, otros materiales?, etc.

 

2.- Técnica de tormenta de ideas.

Esta es una técnica muy popular y se puede decir que más "abierta", pues se puede aplicar tanto a un producto o servicio que se tiene en mente, como a cualquier otra acción u objetivo como mejorar el sistema de comercialización, distribución, entrega, etcétera.

Lo que sí es dejar claro el objetivo que se busca y alrededor del cual, y para lograrlo, se provocará una tormenta de ideas, o sea, que fluyan libremente todas las alternativas posibles para lograrlo, siguiendo el lineamiento de no evaluar o racionalizar simultáneamente la idea, pues esto frenará la generación de ellas. Vamos a darle un ejemplo de aplicación.

 

Supongamos que usted tiene una casa que es grande y que la calle en que se encuentra se ha vuelto muy transitada por personas y autos, camiones, etc., lo que la hace ya no muy deseable para habitar, pero sí con buenas posibilidades para instalar un negocio o servicio en el cual usted tiene interés. Pero, ¿cuál sería ese negocio o giro en que pueda aprovecharla?

 

Para hacer este tema más interesante, les contaremos que teníamos la hipótesis de que para innovar con un producto, no necesitamos ser sabios, ni científicos, ni siquiera, técnicos. Estamos hablando no de "inventar", sino a productos ya existentes creadas con tecnologías conocidas, hacerlos más útiles e interesantes pasa el consumidor. Pensamos que con creatividad, sabiendo la forma en que el consumidor usa el producto y por qué y para qué lo compra, más una dosis de sentido común, lo podemos lograr.

 

Para complementar estas técnicas a continuación le comentamos el siguiente ejemplo:

Cómo un arquitecto regiomontano troncó su carrera por la fabricación y venta de cinturones, bolsas y zapatos. Ante el éxito de los diseños que hacía por hobby, este hijo de zapatero halló su camino en el negocio de la piel.

 

Todo empezó como un hobby: un día, Rolando se aburrió de su cinturón. Como la hebilla sí le gustaba, decidió cambiar sólo el cuero. Hijo de zapatero, este regiomontano -al igual que sus hermanos- sabía del oficio.

 

Aunque no le atraía la idea de seguir el ejemplo paterno de poner un taller de calzado, su creación gustó tanto que sus conocidos comenzaron a pedirle cintos y, así, inició sus primeras ventas, a los 23 años. Actualmente es dueño y gerente de Bolsas y Zapatos de Piel, S. A„ cuyo fuerte es la venta de calzado que él mismo diseña y cuya maquilación subcontrata.  Su marca de sus productos cuenta con 50 modelos diferentes en cinturones, 24 en bolsas y 48 en zapatos. A la semana, en promedio, vende 200 pares de calzado, 200 cinturones y entre 100 y 150 bolsas. Con activos fijos de unos 50 mil nuevos pesos, sus ventas en 1991 ascendieron a 200 mil nuevos pesos.

Su mercado es eminentemente estudiantil, al que no le puede vender caro, razón que hace poco lo llevó a comprar maquinaria para dejar de depender de otros talabarteros. Por ahora, su problema son los costos y el financiamiento para vender a crédito a comerciantes del calzado. Por ello, está por solicitar un préstamo bancario de alrededor de 100 mil nuevos pesos a fin de crear, ahora sí, su propia fábrica.

 

Fecha: 28-9-08



La innovación puede surgir en cualquier parte, solo observe las oportunidades en su entorno



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas