Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Liderazgo   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

El día después de mañana

Todo ha acabado. Y ahora que sigue...


por: Redacción de Emprendaria *

Antes de retomar el trabajo como si nada hubiese pasado, tendrás que atar unos últimos cabos sueltos. Cuando la crisis pasa, conviene valorar a las personas que participaron en ella.

La mejor manera de hacerlo es con mensajes de gratitud, no hay nada mejor saber que tu esfuerzo independiente de los resultados. La empresa lo tomo con gran respeto y gratitud.

Las personas que hayan sufrido a tu lado se sentirán heridas si, al pasar la crisis, te olvidas de ellas. Para evitarlo, ten un gesto de agradecimiento.

Si la crisis ha afectado a las entregas o a la calidad del servicio a los clientes, ponte en contacto con ellos. Ofrece un descuento en la siguiente factura u ofrece alguna compensación por las molestias.

Da las gracias. No te limites a decirle a tu equipo lo maravilloso que es. Hazlo saber a los demás. Envía un informe a la junta directiva alabando su labor, escribe un artículo en la revista de la empresa o proponlo para un premio empresarial. No dejes de compensarles por su esfuerzo.

Pero como te recuperas después de una crisis. A continuación encontrarás unas pautas que te ayudarán a superar el período que sigue a una crisis:

  • Una vez terminada la crisis inmediata, reúne a los empleados y explícales que sabes que las cosas no son fáciles para ellos en ese momento, pero que han de volver al trabajo. Sé comprensivo pero firme. Diles que el equipo tiene la fuerza suficiente como para superar esos momentos difíciles unidos.
  • Muéstrate amable y comprensivo y hazles saber que pueden hablar contigo. No des la sensación de que el tema está resuelto. La crisis en sí habrá pasado, pero su preocupación todavía está presente.
  • Baja un poco el nivel de exigencia. Al equipo le costará un poco recuperar su antigua eficacia. No seas duro con ellos. Eso sí, procura que vayan mejorando.

Hay una última cosa que debes hacer. Cuando la tormenta haya pasado, reúne a tu equipo y analiza qué ha salido mal y cómo resolviste resuelto el problema. No se trata de buscar culpables. Procura que el tono de la reunión sea cordial y positivo, sin reproches, ya que, de lo contrario, perderás la buena sensación que se creó cuando diste las gracias a todos. Aun así, necesitas comentar dos cosas:

 

1.    ¿Es posible reducir el riesgo de sufrir una futura crisis similar a esta?

2.    En una próxima ocasión, ¿qué podríamos hacer para manejar mejor la situación?

 

Si no aprendes la lección (lo que hiciste bien y lo que hiciste mal), lidiar con la siguiente crisis te resultará igual de complicado. De modo que, reflexiona sobre el particular y utiliza tus conclusiones para mejorar tu capacidad de encarar situaciones de crisis.

Fecha: 26-10-08



Una vez pasada la crisis, el recuento de los daños y la valoración de tu gente debe también mostrar liderazgo



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas