Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Operaciones   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

¿Se puede crecer en tiempos de crisis?

En épocas de bonanza se puede pensar en crecer pero que pasa cuando hay una crisis y quieres crecer o estas en el proceso de expansión


por: Redacción de Emprendaria *

En condiciones favorables para la empresa, cuando el flujo económico y social esta en equilibrio. Empezamos analizar el crecimiento de nuestra empresa, querer entrar en otras colonias, o en otros estados y si de verdad te esta yendo bien hasta en otro país.

De ahí vienen una serie de preguntas:

¿Esta preparada la empresa para el reto de crecer (pero hay crisis)?

¿Yo estoy preparado?

¿Qué problemas tendré con la expansión en momentos de crisis?

Pero la crisis, les afecta a todos, lo que a nosotros nos toca es sacarle el mayor provecho ver las oportunidades que está nos traerá, buscar las necesidades que se darán con la crisis.

Cuando tu empresa estaba en expansión y se presenta la crisis.  No dejes de invertir solamente que ahora lo harás con más cuidado de acuerdo con lo que se te va presentando.

No te arriesgues haciendo inversiones innecesarias, tomate toda la cautela posible. Trata de tener una política conservadora las inversiones que vas a realizar diversifícalas, que queremos decir con esto, que no solo vayas a comprar camiones para repartir más productos, sino también invierte en fondos de inversión que te den intereses, si vas a adquirir un nuevo local que sea lo menos costoso posible.

Recuerda siempre estar informado sobre lo que esta pasando en tu entorno. Si el análisis de la situación te permite relanzar un nuevo producto o fijar el precio, hazlo...

¿La expansión en época de crisis puede poner en peligro a toda la empresa debido a los problemas nuevos que contrae? Si la expansión se hace de forma irracional se pondrá de hecho en peligro la supervivencia de la empresa, ya que los problemas originados por la expansión, sufren un efecto multiplicador por las condiciones adversas de la crisis. Si los costos en general se incrementan enormemente, y si a ello sumamos gastos adicionales desmedidos, debido a la ampliación, el aspecto de !a rentabilidad se verá en peligro, por el hecho de que además de lo dicho, la misma esencia de la crisis prolongará por mucho tiempo la recuperación económica, y entre tanto a falta de liquidez y de un apalancamiento financiero, las nuevas ampliaciones pueden quedarse a mitad de camino o inoperantes y, por consiguiente, no rentables. No obstante, en ciertos casos y según la naturaleza de la crisis y la no afectación a determina dos sectores en forma absoluta, puede invitar a hacer ampliaciones, bien como necesidad de cubrir las nuevas demandas originadas por la crisis, bien como resultado del análisis coyuntural del momento que en determinados casos puede ser favorable a la expansión de la empresa. En ambos, casos, lo aconsejable es:

  • Analizar fríamente la crisis y su alcance.
  • Determinar sus repercusiones en el sector.
  • Determinar el potencial de la competencia.
  • Catalogar nuestra empresa entre los límites máximos y mínimos de la situación competitiva en recursos, medios, tecnología y recursos financieros.
  • Medir nuestras posibilidades de competitividad y de recuperación.
  • Analizar nuestra posible rentabilidad a mediano plazo, y las repercusiones positivas o negativas de estabilidad a corto plazo.
  • Finalmente, determinar la capacidad de resistencia de la organización, caso de que la crisis complicará las cosas y nos viésemos expuestos a una posible paralización de las actividades.

 

Todo negocio o empresa, tiene como finalidad no solamente la supervivencia, sino además su crecimiento como manera de mantenerse definitivamente en el mercado, buscando la posibilidad de llegar a ser líder en su ramo, si no al menos una entidad competitiva de primera clase.

Ahora bien, en épocas de bonanza lo dicho es una secuencia sin mayores problemas, y los negocios prosperan fácilmente solamente con el buen criterio administrativo y financiero que tenga el empresario.

La expansión es muy lógica en épocas de desarrollo, no así en épocas de crisis; los problemas solucionables que el propio crecimiento genera, tales como incremento de personal y medios, con mano de obra cómoda en época de auge en el momento de crisis se traduce por problemas con características graves y difíciles de solucionar.

 

Lo que tienes que tomar en cuenta cuando te vayas a expandir es:

  • El incremento de personal en costo de mano de obra barata, se traduce en un problema laboral, de crisis de personal y de conflicto obrero-patronal, ante la demanda de aumento de salarios, la falta de liquidez de la empresa, el déficit de trabajadores con su secuela de reivindicaciones y huelgas que toda actitud de esta naturaleza acarrea.
  • El incremento de los medios de producción, equipo y herramientas, causan muchos más problemas de costos de mantenimiento, por el alza de los repuestos, el alza en el costo de mano de obra, o por la inexistencia de partes, lo que origina una cadena de problemas que se traducen en un paro de máquinas con pérdidas de horas de producción, reducción de los objetivos, ineficacia en la entrega de pedidos, mala calidad del producto y deterioro paulatino de los equipos inoperantes.
  • Reducción de la demanda, lo que obliga a reestructurar planes y programas, disminuyendo la producción, con lo que las máquinas y fábricas en general no trabajan a su máxima capacidad de rendimiento, por lo que la empresa reduce su poder de venta a índices menores de lo normal.
  • Efectos administrativos y fiscales, que si bien en épocas saneadas se pueden absorber, en épocas de crisis se vuelven más problemáticas. En efecto, la crisis en sí obliga al Estado a aumentar las obligaciones fisca les, cuyo costo resulta por supuesto mayor que en épocas normales; si a ello le añadimos la contrapartida de obtener menores ingresos, por la disminución de ventas, de todos modos, los gastos de la seguridad social, impuestos sobre la renta, etc., van minando en serio el poder económico de la empresa. Desde el punto de vista administrativo, el empresario no puede darse él lujo en época de crisis, de cometer errores administrativos y de dirección, ya que éstos se traducen en fuertes sumas de dinero, que restan igualmente capacidad de beneficios a la organización. La reorganización, racionalización y administración técnica y humana de todos los recursos físicos y humanos -de la empresa, se imponen como disminución de los costos administrativos; todo ello significa enfrentarse a la lucha contra el cambio, al que generalmente se oponen muchos trabajadores, sobre todo los más antiguos; a una disminución de la productividad como consecuencia de esa desmotivación que sufre el individuo; a un cambio de método y procedimientos, que inicialmente cuestan dinero, pero que una vez reestructurados permitirán mantener el equilibrio económico de la empresa en los momentos difíciles.

 

Una vez estudiados y bien definidos los posibles resultados en el tiempo y en medidas contables, podremos tomar la decisión que realmente nos aconsejen el análisis serio y las circunstancias reales.

Fecha: 29-10-08



Casi todas las crisis llevan consigo las semillas del éxito y las causas del fracaso.



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas