Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Operaciones   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

Políticas anticrisis

En ocasiones necesitamos tener el problema para poner manos en marcha. Pero que mejor hacerlo antes. Y así ahorrarnos más problemas


por: Redacción de Emprendaria *

En medio del caos por la crisis es necesario plantear políticas o reglas económicas y laborales para hacerle frente a la crisis.

A continuación te recomendamos que tomes en cuenta las siguientes políticas para que tu empresa salga limpia o al menos sea menor el riesgo ante una crisis:

 

1.    La Planificación financiera: Normalmente en época de crisis se tendrá que pensar en el autofinanciamiento o en el financiamiento a través de entidades crediticias; los financiamientos a través de proveedores y clientes resulta práctica mente nulo, ya que tanto ellos como nosotros se encuentran en la misma situación de falta de liquidez y recursos.

Por lo tanto, la financiación externa nos obliga a planificar racionalmente nuestras inversiones en términos de tiempo, de pagos excesivos desintereses, y de una expansión limitada, ya que es conveniente prever las posibles desviaciones que pueden transformar la inversión en un elemento negativo y de problemas para la empresa.

2.    Política productiva: Ante una crisis económica, las técnicas de producción se limitan a una planificación ajustada de metas y objetivos en función de la reducción de los márgenes comerciales que la propia competencia y el mercado, por haberse contraído, le obliga a la empresa. Por otra parte se trata de mejorar las técnicas cualitativas a través de un mejor control de calidad, con lo cual se trata de mantener la imagen y el control del mercado.

3.    Política de costos.: El control de costos en estos casos tema prioridad, mucho más que en épocas normales, así como de expansión y bonanza. Cualquiera que sea el tipo de empresa deberá tener bien en cuenta tres conceptos:

a)    Todo gasto útil debe ser realizado, pero igualmente debe ser racionalmente controlado;

b)    Todo gasto inútil debe ser detectado y eliminado;

c)    Todo gasto excesivo debe ser erradicado totalmente una vez detectada su causa, lo que obliga a un estudio de sistemas y métodos acuciosos para detectarlos y racionalizarlos.

 

Ahora bien estos tres gastos de una u otra manera se encuentran a lo largo de todas las actividades de la empresa, como son:

  1. Materias primas, gastos de adquisición, de compras, de transportes y de almacenaje: Se buscarán a los proveedores menos costosos se buscarán a los proveedores más baratos, los pedidos se planificarán en tiempos de pedido, con tiempos de entrega y tiempos de producción para, de tal manera, disminuir al máximo los tiempos muertos que a la larga se traducen en costos excesivos; se racionalizarán los pedidos en función de los costos de almacenaje y de mermas en el mismo, y por otro lado en función de la oferta del mercado sus precios y los posibles incrementos permanentes en época de inflación.
  2. Personal: Es uno de los renglones básicos de costos, pues siendo el individuo el elemento motor de la empresa se le debe dar un tratamiento justo y humano. Justo para la empresa en función de su rendimiento y aptitudes; humano para el individuo en función de sus necesidades y aspiraciones.

 

Por lo tanto el empresario para cumplir con estos dos conceptos tendrá que:

  • Para ser justo, contar con personal idóneo, capacitado y el estrictamente indispensable para el cumplimiento de las tareas; esto le obliga a un constante análisis de los recursos humanos y a una racionalización definitiva del factor humano
  • Para ser humano, una vez determinado el personal idóneo e indispensable, remunerarlo en el más estricto sentido de justicia social y técnico, en función de las pautas que marcan los convenios, el mercado de trabajo y las posibilidades de la empresa.

Con ello el empresario obtiene:

  • Eliminación de costos inútiles por personal innecesario que pueda existir en la empresa.
  • Determinación de cotos estándares de personal, justos y equitativos, acordes con las necesidades reales de personal, y que redundarán en beneficio de la empresa, debido a su mayor rendimiento.
  1. Equipo: Surge aquí el dilema del empresario en época de crisis; cambiar de equipos o mantener los existentes. Se pueden mencionar un sinnúmero de preguntas, pero todas deberán de responder al momento que realmente obedece a la crisis; sin que por ello deje de tener en cuenta el aspecto previsional y futurista, ya que la crisis como cualquier fenómeno natural aparece, se desenvuelve y termina de alguna manera, creándose los famosos ciclos de riqueza y de pobreza, por los que atraviesan los países y las sociedades. La respuesta, ya sea favorable a la inversión o al mantenimiento de los equipos existentes, se traduce en términos de utilidad, de rentabilidad y, por lo tanto, de costos, los cuales deberán ser muy tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones.
  2. Política de ventas: La aplicación de nuevas técnicas de ventas serán obligatorias como un medio de contrarrestar el fenómeno de la crisis. Ante un mercado contraído, el empresario tiene que desarrollar nuevas tácticas, que no siempre serán las clásicas, o aquellas que nos dictan las agencias publicitarias; la imaginación, el estudio de la las demanda, el análisis del comportamiento del consumidor, sus preferencias, el análisis del factor económico, en fin la situación global del mercado, le permitirán crear medios de comunicación favorables al comprador, le facilitarán dar una buena imagen en su producto, lo presentarán como un proveedor alcanzable a la economía del usuario, y harán ver por su parte la flexibilidad de su servicio, a través de promociones, fórmulas de pago, descuentos, abaratamientos del producto, etc.

Medidas tales como mejoramiento de la presentación de su producto; mayor visualización en su oferta y exposición, ofertas a precios competitivos; hacer uso de la publicidad en forma clara, honesta y sin demasiado aspaviento, que demuestre una seriedad que responda a la calidad y al precio, ofrecer un buen servicio de posventa excelente, etc., todas ellas deberán formar parte de la política de ventas como parte de la tecnificación de medios, formas y recursos para vender más o por lo menos igual que antes, como en épocas normales. Saber llegar al consumidor, y llegar bien, y mantener el seguimiento en la relación empresario-cliente en forma excelente debe ser una de las características técnicas de la política de ven tas.

Cuatro principales políticas que deberás analizar a detalle ya que cada una de ellas es importante y van relacionadas, siempre anticípate a los eventos ya que así serán menos costosos para tu empresa y menos estresantes para ti.

Fecha: 29-10-08



Es mejor elaborarlas antes que se presente la crisis.



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas