Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Legal   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

¿Qué es un Concurso Mercantil?

Que es lo que marca la ley cuando una empresa no puede cumplir con sus acreedores


por: Redacción de Emprendaria *

La Ley de Concursos Mercantiles publicada en el Diario Oficial de la Federación el 12 de mayo del año 2000, abrogó a la obsoleta Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos de 20 de abril de 1943.

 

Cabe señalar que de conformidad con el artículo 9º. de la Ley de Concursos Mercantiles, "será declarado en concurso mercantil, el comerciante que incumpla generalizadamente en el pago de sus obligaciones", en relación a este punto, es de precisarse que dicho incumplimiento de pagos se da cuando el comerciante  carece de los recursos líquidos para cumplir puntualmente con sus obligaciones a su vencimiento (fenómeno de iliquidez), ó cuando su activo total es inferior a su pasivo total (fenómeno de insolvencia).

 

Por otro lado, cabe mencionar que nuestra nueva legislación concursal, tiene como objetivos centrales, concretamente, los siguientes:

 

  • Maximizar el valor social de la empresa
  • Conservar el equilibrio entre deudor y acreedores, para que ambos sean plenamente respetados
  • Inducir el flujo de información relevante que permita a los interesados participar constructivamente
  • Respetar en lo posible las relaciones contractuales preexistentes
  • Adecuar los incentivos para facilitar un arreglo voluntario entre los deudores y acreedores
  • Propiciar las soluciones extrajudiciales
  • Apoyar a los Jueces en aspectos técnicos y administrativos del procedimiento, para que puedan enfocar sus esfuerzos a las tareas jurisdiccionales
  • Simplificar los trámites judiciales y procedimientos administrativos para hacerlos más transparentes y expeditos, reduciendo oportunidades e incentivos para litigios frívolos.

 

La ley vigente contempla dos etapas dentro del concurso mercantil: la de conciliación y la de quiebra. La etapa de la conciliación opera ipso facto (en el acto) e ipso jure (según la ley) solamente por la voluntad del comerciante, pero limitada a un plazo fatal de seis meses, con la posibilidad de una sola ampliación a dicho plazo de otros tres meses, que podrá concederla el Juez cuando en ello consientan el comerciante y una mayoría de sus acreedores, teniendo como finalidad la conservación de la empresa, al alcanzarse un convenio entre el comerciante y sus acreedores.

 

Por su parte, la finalidad de la etapa de la quiebra será que, cuando no sea posible alcanzar un arreglo durante la etapa de la conciliación, se proceda a la liquidación ordenada de los bienes del comerciante para que el producto que se obtenga por su venta se reparta proporcionalmente entre los acreedores del comerciante, de conformidad con las reglas de graduación y prelación de los créditos.

 

La Ley de Concursos Mercantiles, es una más de esas leyes que forman parte de nuestro Derecho Positivo Mexicano que dentro de su contenido cuenta con un apartado especial que regula determinadas figuras penales, específicamente en su Título Décimo Primero, intitulado "Aspectos Penales del Concurso Mercantil", el cual cuenta con un Capítulo Único denominado "De los Delitos en situación de Concurso Mercantil".

 

El acreedor tiene un derecho de prenda sobre el patrimonio del deudor, conforme al cual el deudor responde del cumplimiento de sus obligaciones con todos sus bienes, justifica que se sancione penalmente al deudor comerciante que, dolosamente, se coloca en una situación de incumplimiento generalizado de sus obligaciones.

 

La Ley de Concursos Mercantiles desliga al procedimiento penal respecto del procedimiento concursal, al establecer que los delitos en situación de concurso mercantil podrán ser perseguidos sin esperar a la conclusión del concurso mercantil y sin perjuicio de la continuación de éste, además de que las decisiones que tome el juez que conoce del concurso mercantil no vincularán a la jurisdicción penal, todo ello en base a que los intereses de la justicia exigen que ambos procedimientos avancen sin estorbarse.

 

No obstante lo anterior, resta una relación entre ambos procedimientos, al establecerse que los procedimientos penales únicamente podrán iniciarse cuando el juez de lo concursal haya declarado, por sentencia firme, al comerciante en concurso mercantil.

 

Así, la Ley de Concursos Mercantiles tipifica los siguientes cuatro delitos especiales:

 

1.    Causar o agravar dolosamente, el comerciante, el incumplimiento generalizado en el pago de sus obligaciones (primer párrafo del artículo271).

2.    Presunción de causar o agravar el incumplimiento generalizado en el pago de sus obligaciones, cuando el comerciante lleve su contabilidad en forma que no permita conocer su verdadera situación financiera, o la altere, falsifique o destruya (artículo 271, segundo párrafo).

3.    No poner la contabilidad a disposición de quien designe el juez concursal (artículo 272).

4.    Solicitar reconocimiento de un crédito inexistente o simulado (artículo 274).

 

La acción penal, la cual se trata de un tipo abierto, en virtud de que, resulta imposible enumerar exhaustivamente las múltiples y diversas conductas mediante las cuales el deudor comerciante puede lograr su finalidad de burlar a sus acreedores, por lo que el legislador busco englobar a todas, y no dejar impune a ninguna, mediante éste tipo que se refiere, genéricamente, a toda conducta dolosa que cause o agrave la situación de incumplimiento generalizado de las obligaciones líquidas y exigibles, quedando comprendidas dentro del mismo todas las ocultaciones, simulaciones, falsificaciones y engaños que pueda realizar el deudor comerciante, y cuyo tenor es el siguiente:

 

"Artículo 271.

El Comerciante declarado, por sentencia firme, en concurso mercantil, será sancionado con pena de uno a nueve años de prisión por cualquier acto o conducta dolosa que cause o agrave el incumplimiento generalizado en el pago de sus obligaciones...."

 

Los delitos en situación de concurso mercantil no se perseguirán de oficio sino por denuncia, teniendo derecho a demandarse el propio comerciante y cada uno de sus acreedores, estos últimos aun en el caso de que algún otro acreedor hubiese desistido de su querella o hubiere concedido el perdón.

 

La denuncia deberá de presentarse ante el Ministerio Público Federal para la integración de la Averiguación Previa respectiva, y en caso de que se resuelva el ejercicio de la acción penal, la administración de la justicia tocara a un Juez de Distrito en Materia Penal, lo anterior en acatamiento a lo establecido por el inciso a) de la fracción I del artículo 50 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.

 

Fecha: 20-11-08



La Ley de Concurso Mercantil media entre la preservación de la empresa y el cumplimiento ante los acreedores



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas