Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Plan de Negocios   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

Las bases de la Competitividad

Tres aspectos básicos para hacer a nuestras organizaciones competitivas


por: Redacción de Emprendaria *

Como antecedente histórico, podemos que a partir de los años 60, en que el enfoque de competitividad se centraba principalmente en las ventajas comparativas (Ventajas sustentadas en factores externos, como los recursos naturales y cercanía a los mercados, entre otros). Se justificaba la internacionalización por mejores costos de mano de obra o mayor disponibilidad de recursos, entre otros factores. Además, se relegaba la inversión en países no industrializados, efectuándose sólo en el caso de productos "maduros" en que se requería una gran masificación, pero descartándose en productos innovadores.

En la actualidad, todo esto ha cambiado significativamente. Por un lado; muchos de los países en desarrollo han igualado la capacidad administrativa, tecnología y capacidad técnica de las potencias. Por otro lado, el mercado en los países en desarrollo demanda productos y servicios cada vez más innovadores y no se conforma, como en tiempos pasados, con ser un mercado de segunda mano.

En resumen, el liderazgo en tecnología, productividad y excelencia administrativa, y la adopción de nuevos e innovadores productos por los consumidores ya no son exclusivos de países industrializados. La competitividad tiene que ver cada vez menos con ventajas comparativas y más con ventajas competitivas (Ventajas sustentadas en factores internos de las organizaciones, como inversiones en tecnología, habilidades y talento administrativo).

En la actualidad, podemos centrarnos en tres puntos que describen al mercado global:

1. Las capacidades se encuentran en todas partes. La noción de ventajas comparativas se ha vuelto prácticamente obsoleta como determinante de competitividad.

2.  En muchos casos, no importa dónde estén situados los centros de producción o investigación. La nueva organización global es una red de capacidades, donde los costos de logística siguen siendo importantes, pero el manejo eficiente de dicha red es el factor clave que distingue a las compañías multinacionales exitosas.

3. El liderazgo tecnológico no es suficiente. Como vemos, el mercado internacional se ha ido transformando, hasta el punto de romper con los sistemas administrativos tradicionales. En la actualidad, los sistemas deben adecuarse a un mercado global donde las reglas, sin lugar a dudas, han cambiado.

Estrategias competitivas genéricas

Para alcanzar una posición defendible en el mercado, las organizaciones deben tomar ciertas acciones, ofensivas o defensivas, dentro de estrategias competitivas, las cuales caerán generalmente dentro de las siguientes tres estrategias genéricas.

1. Liderazgo absoluto en costos.

Consiste en alcanzar el menor costo para un producto en el mercado, mediante procesos productivos y administrativos altamente eficientes.

Ventajas: Provee altos márgenes, que pueden ser utilizados en reinversión, que a su vez servirá para mantener el liderazgo en costos.

2. Diferenciación.

Consiste en diferenciar el producto a tal grado que se perciba como único en el mercado. La diferenciación puede tomar diversas formas, como diseño o imagen de marca, tecnología, características, servicio al cliente, red de distribución, entre otras; aunque, idealmente, la firma se diferenciará en varias de estas dimensiones. Es en este rubro donde la calidad adquiere un carácter esencial.

Ventajas: Provee un cierto aislamiento ante la competencia, debido a la lealtad de los clientes, que resulta en una menor sensibilidad al precio.

3. Enfoque.

Esta estrategia consiste en enfocarse a un segmento específico de mercado, con lo cual se satisfacen más efectivamente las necesidades de dicho segmento. En este caso, se combinan las estrategias de costos y de diferenciación, pero sólo para el segmento hacia donde se enfoca la organización.

La estrategia adecuada para cada organización dependerá de sus capacidades y limitaciones. Por ello podemos apreciar una cierta tendencia -aunque no podemos generalizar- de las organizaciones menores a obtener mejores márgenes cuando se enfocan en la diferenciación o enfoque a un segmento de mercado, mientras que las mayores tienen mayores ventajas en lo que a costos se refiere, quedando las intermedias en desventaja. En el caso de nuestras industrias, por sus características propias, la estrategia de diferenciación resulta, en la mayoría de los casos, la más adecuada; por ello la gran importancia de lograr una buena calidad.

Fecha: 26-2-09



Elegir en qué forma competirá nuestra organización puede ser crucial para su éxito



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas