Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Liderazgo   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

Como sacar provecho a carácter de tus empleados

Muchos de los grandes proyectos encuentran sus mayores obstáculos no en las fórmulas o ecuaciones, sino en lograr conjuntar a todos los miembros del equipo hacia una sola dirección


por: Redacción de Emprendaria *

Día con día estamos negociando e interactuando con los demás: con nuestros jefes, compañeros, gente a nuestro cargo, clientes, etc.

La comunicación es la habilidad de transmitir mensajes tanto internos como externos. Se trata de como se utilizan los sentidos en función de transmitir una idea, un sentimiento.

Cada persona produce dos formas de comunicación que configuran sus experiencias vitales.

En primer lugar se desarrolla una comunicación interna, constituida por las cosas que representa, dice y siente en el fuero interno. En segundo lugar se experimenta la comunicación con el mundo exterior. Nos comunicamos por medio de palabras, entonaciones, expresiones faciales, posturas corporales y acciones físicas.

El éxito se encuentra relacionado proporcionalmente al dominio que se tenga de la comunicación interna y externa. De acuerdo a esto, la mejor inversión que se puede hacer como para tener éxito en la vida profesional está determinada por el control sobre nosotros mismos y sobre nuestras comunicaciones con los demás.

Para ser un comunicador excelente, se necesitan 3 cosas:

1.    Un objetivo definido: conocimiento claro de lo que se desea lograr.

2.    Flexibilidad en la conducta: capacidad para cambiarla.

3.    Experiencia sensorial: darse cuenta de las respuestas que están obteniendo o si han logrado lo que deseaban.

Después de saber cómo saber comunicarse tendrás que enfrentarte con quien te vas a comunicar. En esta nota vamos a tratar del carácter y que tanto influyen en la empresa y cómo lidiar con ellos.

CARÁCTER

Es una expresión de la personalidad afectiva total, es el resultado de la mezcla de los aspectos emocionales, intelectual  y de la voluntad de la personalidad, aspectos que son rasgos del carácter.

El carácter es una peculiaridad individual, en cada persona se presentan complejos sintomáticos, combinaciones de cualidades que resultan de la forma propia en que se formó el carácter.

El carácter de una persona influye mucho en el estudio, en el trabajo y en la vida diaria, lo facilita o lo dificulta. Es importante que las personas conozcan su carácter. Que conozcan sus puntos fuertes y débiles, para que puedan saber qué pueden esperar de ellos. Y también, cómo deben ayudarse y estimularse en la vida.

Los Tipos de Carácter

El Colérico:

1.    Siempre vive ocupado en cosas. Es un atrevido para hacer cosas nuevas.

2.    Debido a sus arrebatos, improvisa, se precipita, despilfarra energía y cae en la dispersión.

3.    Abandona las cosas cuando aparece algún  peligro. Es un extrovertido.

4.    En cuanto a su inteligencia: le gustan las cosas concretas, inmediatas, y técnicas.

5.    Comprende con rapidez y es bueno para improvisar.

6.    Se tensiona fácilmente.

7.    No le gusta sintetizar las cosas. Posee una escasa capacidad para adquirir nuevos conocimientos.

8.    Es poco disciplinado en su trabajo. Le gusta el trabajo en equipo individual.

9.    Cambia frecuentemente de actividad y no termina lo que empezó.

El Apasionado:

1.    Posee una gran memoria e imaginación. Tiene una gran capacidad de trabajo.

2.    Vive siempre ocupado. Tiene afición al estudio y le gusta todo tipo de tareas.

3.    Prefiere trabajar solo. Estudia de forma ordenada y metódica.

4.    Se destaca en lectura, historia, redacción y matemáticas.

5.    Le interesa lo social, lo religioso y político.

El sanguíneo:

1.    Es muy poco sensible.

2.    Sólo le mueven los resultados a corto plazo.

3.    Tiene tendencia a mentir para conseguir lo que quiere.

4.    Es cerebral. Piensa todo fríamente.

5.    Es optimista, social y extrovertido

6.    Es curioso. Le gusta tocar todo. Se adapta bien a cualquier ambiente.

7.    Aunque es trabajador, se deja llevar por la superficialidad y la chapucería.

El Flemático:

1.    Es reposado y tranquilo. Es reflexivo y callado

2.    Es muy ordenado. Le gusta trabajar solo.

3.    Es puntual y se preocupa por la exactitud de todas las cosas.

4.    La inteligencia del flemático es lenta, pero profunda.

5.    Tiene una buena aptitud para comprender lo esencial de las cosas.

6.    Es dócil y metódico.

El amorfo:

1.    Es perezoso. Su vida es dormir y comer

2.    Es poco original, se deja llevar por el ambiente.

3.    Es despilfarrador, impuntual y carece de entusiasmo.

4.    Es social y extrovertido

5.    Razona con mucha lentitud y analiza las cosas de forma superficial

6.    Huye de cualquier esfuerzo. Suele aplazar las tareas. Es torpe y desordenado.

El Apático:

1.    Es cerrado en sí mismo. Es melancólico

2.    Es irreconocible y testarudo.

3.    Es perezoso. Rutinario. Pasivo e indiferente

4.    Carece de estímulo y actividad.

5.    Es un pobre de ideas.

6.    Es apático y poco interesado en actividades.

No se puede etiquetar la personalidad de las personas, como si cada uno de ellos no evolucionara con el tiempo o no tuviera nada propio.

No podemos confundir lo psicológico con lo moral clasificando a las personas en "buenos" y "malos". Con sabiduría podemos ayudarlos a crecer positivamente en sus características personales.

La importancia de conocer el carácter es como repercuten en la empresa ya que se debe empezar por nuestro carácter como dueños de la empresa y como repercuten con nuestros colaboradores para obtener los resultados que se buscan en la empresa, porque quizá el problema de actitud de nuestros colaboradores es derivado del problema de actitud de sus superiores.

Cuando existe una gran rotación del personal en los último que nos fijamos es en carácter de nosotros o de nuestros gerentes o directores, en su caso.

Con esto se puede ahorrar dolores de cabeza, procedimientos, costos de contratación e incluso lograr un mejoramiento profesional y personal de su gente.

Pero ahora que ya conoces los diferentes tipos de carácter sabrás como manejarlos y sacarles el mejor provecho para tu empresa, o en que tipo te encuentras para tratar de mejor el trato con tus colaboradores.

Fecha: 14-3-09



El carácter de una persona influye mucho en el estudio, en el trabajo y en la vida diaria, lo facilita o lo dificulta



* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas