Todo para Emprender                 Todo para PYMEs                 Todo para iniciar tu Empresa                 Todo para iniciar tu Idea                 Todo para iniciar tu Proyecto
Inicio Eventos Videos Blogs Twitter de Emprendaria
Twitter
Facebook de Emprendaria
Facebook
              
Negociación   \\


Boletín Emprendaria
Suscríbete a nuestro boletín completamente gratis y se un líder actualizado

(Correo electrónico)

Blog
Lo que NO se debe hacer

Un auto Renault (Parte 1)

Blog
De cero a millones

Cuatro leyes de los negocios a considerar para enfrentar la crisis

Blog
La pluma del Emprendario

El sentido del timing

Twitter de Emprendaria
Síguenos momento a momento

Conflicto en la Empresa

Casi siempre asociamos los conflictos con situaciones negativas o no deseadas, lo que nos lleva a tratar de evitarlos, evadirlos, ocultarlos o eliminarlos


por: Redacción de Emprendaria *

Sin embargo los conflictos son situaciones de la vida cotidiana, que pueden ocurrir en el ámbito personal, familiar, laboral.

El conflicto es cuando dos personas no están de acuerdo con la forma de actuar de una de ellas, o con que una de ellas tome las decisiones.

"Las creencias son muy difíciles de erradicar o alterar. A menudo las personas prefieren mantener una creencia y no aceptar la evidencia de sus sentidos. El conflicto surge cuando un sistema de creencias cree que los valores que de él se desprenden deben ser aplicados en todas partes y adopta como misión hacer que esto suceda".

A veces experimentamos los conflictos como fuerzas que tiran en direcciones opuestas, como cuando no podemos decidir entre dos alternativas, por atractivas o porque no nos gustan; otras, el conflicto puede parecer más una pulseada: nos empujan en una dirección y se nos opone algo o alguien que nos devuelve la presión. Pero qué pasa cuando esos conflictos suceden en la empresa ¿Cómo manejarlas? Para salir lo mejor posible.

Las siguientes cuatro categorías pueden ser consideradas como las cuatro clases principales de conflicto:

1.    Conflicto de rol múltiple: Un ejemplo de un conflicto de roles sería la situación en que un gerente sufre presión para aliarse con un bando en la disputa organizativa relacionada con colegas y empleados. Tal vez tenga que elegir entre la lealtad hacia sus colegas o hacia su grupo de trabajo.

2.    Escasos recursos: En todas las organizaciones hay una cantidad limitada de tiempo, dinero y recursos humanos disponibles para lograr metas personales y de la compañía. Una fuente de conflicto principal surge cuando la demanda de los gerentes y los grupos de trabajo es mayor que la cantidad de recursos disponibles.

3.    Valores y prioridades diferentes: A menudo, el conflicto empresario más difícil de resolver es el que se relaciona con la diferencia de valores. Es improbable que los valores cambien con el tiempo, puesto que son el fundamento del enfoque de vida del individuo. Por lo tanto, es improbable que las disputas entre grupos o individuos sobre la importancia relativa de valores básicos modifiquen o alteren la posición de cualquiera de los dos.

4.    Diferencias de percepción de un problema: A pesar de que los miembros de una empresa pueden estar de acuerdo en términos generales sobre un problema, suele haber poco o ningún acuerdo acerca de lo demás. Las diferentes percepciones de las causas de los problemas de la organización, su impacto y las soluciones apropiadas a menudo pueden crear comportamientos defensivos y conflicto entre los individuos o grupos de trabajo en la misma empresa.

Dado el ritmo rápido de cambio en las organizaciones, en la actualidad, te enfrentaras con dos clases de conflictos que ocurren en los niveles grupal e individual.

      I.        El conflicto entre grupos: suele tener que ver con cambios en las políticas, prácticas y estructuras corporativas que sitúan a las unidades de trabajo del mismo negocio en lugares opuestos. A medida que las metas corporativas y la dirección estratégica cambian, es común encontrar que subgrupos de la misma compañía se opongan entre sí sobre cómo lograr los resultados deseados. 

    II.        El conflicto entre personas: a diferencia del de grupos, éste ocurre a nivel individual. Es la tensión que surge entre individuos en una organización debido a las diferencias filosóficas y de percepción de la manera en que se debe llevar a cabo el trabajo, además de metas personales opuestas. Mientras que hay otras clases de conflictos, tanto en los niveles individual como organizativo, aquellos que ocurren entre individuos y entre unidades de trabajo tienden a prevalecer en las organizaciones modernas, y son los que requieren atención continua de la conducción.

Los líderes deben poder aceptar el conflicto como una parte inevitable de la vida empresaria. Pues así como el proceso de cambio se convierte en algo dado en toda la industria, los conflictos que aparecen de manera inevitable también se convierten en una forma de vida en la mayoría de las compañías.

Bueno, ya sabemos el significado de conflicto cuantos tipos existen, pero ¿Qué hago para resolverlos?

a)    su actitud en la mediación juega un papel importante en los resultados que obtendrá.

b)    Planifique y tenga una estrategia concreta. Esté claro en lo que es importante para usted y porqué es importante

c)    Conozca su Mejor Alternativa en la Negociación

d)    Separe la persona del problema

e)    Enfoque en el interés, no en las posiciones y considere la situación de la otra parte

f)     Entienda el sufrimiento, las luchas y las frustraciones de la gente en el problema

g)    Cree diferentes opciones en la que haya ganancia mutua

h)   Genere una variedad de posibilidades antes de decidir qué hacer

i)     Busque la mejor salida basado en los objetivos comunes

j)     Preste mucha atención al proceso y flujo de la mediación

k)    Tome en consideración las cosas intangibles; comunique cuidadosamente

l)     Use sus destrezas de escuchar, re-frasee, haga preguntas y luego haga más preguntas

Pero no todo es negativo ya que la palabra conflicto también puede hacer que se convierta en una oportunidad para la empresa, solo hay que cambiarle el significado:

  • Resulta en la clarificación de problemas y asuntos importantes
  • Resulta en la solución de problemas
  • Involucra la gente en la solución de asuntos importantes para ellos o ellas
  • Conduce a una comunicación más auténtica
  • Ayuda a liberar emociones, estrés y ansiedad
  • Ayuda a desarrollar más cooperación entre la gente cuando se conocen mejor
  • Permite la solución de un problema latente
  • Ayuda a los individuos a desarrollar nuevos entendimientos y destrezas
Fecha: 10-4-09


A veces experimentamos los conflictos como fuerzas que tiran en direcciones opuestas



Video

Conflictos Laborales 1


La resolución de conflictos laborales es una herramienta importante para cualquier organización


Conflictos Laborales 2


La conciliación

Ver los demas videos...

Seis habilidades para resolver conflictos

George Kohlrieser, profesor de Liderazgo y Conducta Organizacional en IMD (Leading Global Business School)

1.    Cree y mantenga un vínculo, incluso con su "adversario". La clave para desarticular un conflicto radica en establecer un vínculo -o restablecerlo si se ha deteriorado- con la otra parte. Para ello no es necesario que ese individuo nos agrade; lo único que hace falta es un objetivo en común. Trate a la persona como a un amigo, y base la relación en el respeto mutuo y la cooperación. Los líderes deben aprender a diferenciar entre la persona y el problema, y evitar las reacciones negativas a los ataques o las emociones intensas.

2.    Entable un diálogo y negocie. Es importante no apartar la conversación del tema en cuestión, mantenerse concentrado en un resultado positivo y ser consciente de la meta común. No se muestre hostil ni agresivo. La etapa siguiente es la negociación, en la que además de dialogar se "regatea". El diálogo y la negociación producen transacciones genuinas y productivas para ambas partes.

3.    "Ponga el pescado sobre la mesa". Esta expresión significa plantear una cuestión difícil sin hostilidad. La frase proviene de Sicilia, donde los pescadores, que mantienen vínculos muy fuertes, exponen su sangriento botín del día sobre una gran mesa, para limpiarlo en conjunto.

Si usted deja pescado "bajo la mesa", empieza a pudrirse y a oler mal. En cambio, una vez que plantea el problema, puede empezar a aclarar el enredo. Sea directo pero respetuoso, y hable en el momento oportuno.

4.    Comprenda la causa del conflicto. Entre las raíces de una discrepancia se encuentran las diferencias en materia de objetivos, intereses o valores. También podrían influir percepciones opuestas de un problema. "Se trata del control de calidad" y "Lo que falla es la producción", y hasta estilos de comunicación distintos. El poder, la rivalidad, la inseguridad, la resistencia al cambio y la confusión de roles son otros motivos de desacuerdo.

Es crucial determinar si un conflicto guarda relación con intereses o necesidades. Los intereses son más transitorios y superficiales, como la posesión de tierras, el dinero o un empleo; las necesidades son más básicas y difíciles de negociar: identidad, seguridad y respeto, por nombrar algunas. Muchos conflictos parecen obedecer a intereses, cuando en realidad son producto de necesidades.

5.    Aplique la ley de la reciprocidad. La reciprocidad es la base de la cooperación y la colaboración. En general, lo que uno da es lo que recibe. Recientemente, varios investigadores han descubierto "neuronas espejo" en el cerebro, lo cual indica que nuestro sistema límbico (cerebro emocional), donde se encuentra la empatía, recrea en nosotros la experiencia de las intenciones y las emociones del otro. El intercambio y la adaptación interna permiten que dos individuos sean capaces de identificarse con los estados interiores del otro. En consecuencia, ambos podrán hacer las concesiones necesarias en el momento debido.

6.    Construya una relación positiva. Una vez establecido un vínculo, nutra la relación y siga tras el logro de sus objetivos. Trate de equilibrar la razón y la emoción, porque emociones como el miedo, el enojo, la frustración pueden desbaratar acciones bien planeadas.

Entienda el punto de vista de la otra persona, lo comparta o no. Cuanto más efectiva sea la manera en que comunique sus diferencias y los puntos de concordancia, mejor comprenderá las preocupaciones del otro, y así mejorará sus probabilidades de alcanzar un acuerdo aceptable para ambas partes. Los vínculos más fuertes se basan en lo que el psicólogo Carl Rogers denominó "consideración positiva incondicional".

Sentirse aceptados, dignos y valorados son necesidades psicológicas básicas. Y, como demuestran los procesos de negociación para liberar rehenes, es más productivo persuadir que coaccionar.

* La redacción es conformada por expertos en varias áreas que monitorean e investigan los temas que usted necesita.  
www.emprendaria.com  

Compartir esta nota en las redes sociales
Nosotros Contáctanos Políticas